-

12 abr. 2012

Octava mentira: nadie le gana a los bancos


A pesar de los aspectos negativos planteados en las anteriores mentiras, esta octava es hábilmente difundida desde las facultades de derecho en las que desde la perspectiva de la seguridad juridica, se predica la autonomia del titulo valor, el enseñoramiento del prestamista sobre el deudor, dejando de lado que desde 1.991 los colombianos tenemos una constitución que ordena la especial protección del débil económico, que somos un Estado Social de Derecho y que millares de jueces diariamente honran su juramento y reconocen los derechos conculcados de los usuario de crédito, victimas de los abusos de las casas de préstamo.

En nuestras economías hace carrera el argumento, perverso y ligero, según el cual como los bancos estan “tan regulados”, todas sus operaciones estan bendecidas, a prueba de toda ilegalidad y jamás son abusivas en perjuicio de los usuarios. En otras palabras los defensores de “oficio” (a veces estan muy bien remunerados) de los bancos aseguran que los bancos estan a un paso de la santidad. Por ello con frecuencia se despachan con grandilocuencia contra quienes los ponen en evidencia, acusándolos de tener torticeras intenciones, afirmando que lo que realmente quieren es generar la cultura del no pago, atentando contra el ahorro publico y la macro estabilidad de las relaciones comerciales que tienes su principio y fin en valores insustituibles de los regimenes democráticos como la confianza y la transparencia.

En nuestra experiencia como abogados de los consumidores usuarios de crédito hemos encontrado reiteradamente los siguientes abusos frecuentes de las entidades financieras. Veamos el siguiente listado:

  1. Imposiciones Contractuales: argumentando que son formatos prediseñados inmodificables, el cliente debe aceptar con su firma cláusulas injustas e ilegales.
  2. Liquidación del día inclusive: la liquidación de intereses incluye el día de corte como último día para período anterior y primer día para período siguiente.
  3. Tasas de mora exageradas: incluidas en los pagarés y aplicadas sin misericordia contraviniendo la ley y las resoluciones de la Súper financiera.
  4. Diferidos a doce meses: el usuario no decide el plazo, la entidad le difiere la compra a doce meses "automáticamente para facilitarle el pago".
  5. Alteración de tasas: si el cliente pacta a tasa fija la liquidación de intereses la entidad la aplica sólo hasta el día cuando esta sea mayor o igual a la tasa de mercado. Entonces la entidad ajusta unilateralmente la tasa pactada.
  6. Cobros no autorizados: La creatividad de los banqueros no tiene límite para aplicar comisiones especiales como desembolso, estudio, análisis, manejo, revisión, papelería, etc.
  7. No aceptación de errores: Siempre que se dan retiros indebidos por clonación de tarjetas la responsabilidad es del usuario y nunca de empleados del propio banco.
  8. Comisión de manejo: El incremento de estas comisiones es exagerado frente a la realidad del Índice de Precios y del salario de los colombianos. Si el negocio de la entidad es prestar dinero y tiene su utilidad en el margen de intermediación, ¿por qué tiene que pagar el cliente una comisión adicional por consultar su saldo, pedir una carta de referencia o retirar su plata de un cajero electrónico?

Este ultimo abuso es de mayúsculas proporciones si tenemos en cuenta que la mayoría de las empresas pagan sus salarios a través de cuentas de nomina. Si tenemos en cuenta que cerca de un 30% de los colombianos asalariados devengan el salario mínimo y que cada uno debe pagar entre un 5 y un 10% de su salario en tarifas y comisiones bancarias. Este abuso tarifario es la razón de las impresionantes e irritantes utilidades de los bancos que contrastan de manera dramática con el paulatino empobrecimiento de los colombianos.

Por alguna razón el 91% de los tenderos colombianos no maneja cuenta corriente. Difícil bancarizar un país con una banca que desde el primer minuto tiene la cancha inclinada en su favor.

0 comentarios:

Publicar un comentario